In English

El 20% de las personas en el mundo (1.600 millones) no tiene acceso a una vivienda adecuada, y algo debe cambiar. El acceso al suelo ocupa un lugar central en la vivienda inadecuada, y la falta de ese acceso impide a demasiadas personas contar con la seguridad física, económica y psicológica básica que proporciona un alojamiento adecuado.

De hecho, tres de cada cuatro personas en el mundo no cuentan con derechos formales del suelo en el que viven. Las mujeres y los grupos vulnerables que viven en asentamientos informales son más susceptibles a políticas de suelo discriminatorias y a desalojos forzosos. Los desastres representan una mayor amenaza para las personas que carecen de derechos formales al suelo, lo que dificulta reconstruir después de un desastre.

Únasenos para incidir en políticas de suelos que:

  • Disminuyan el temor al desalojo forzoso.
  • Promuevan la inclusión de género.
  • Mejoren las condiciones de vida en los asentamientos informales.
  • Promuevan la resiliencia ante desastres.

Done su firma para unirse a la campaña global de incidencia de Hábitat para la Humanidad, Suelo Seguro, e inste a los encargados de formular las políticas en todos los niveles a apoyar los derechos al suelo sostenibles y equitativos para todos.

Lea la petición completa.